Sep 23

Lagerbäck, Halldórson, Magnusson, Sigurdsson y Mamita Pérez

Por Darel Avalus Zímertan (Zimertan@gmail.com)

El 6 de septiembre, Cubadebate publicó un reportaje –original de El Mundo español, creo recordar–, que ventila lo ocurrido con algunos de los futbolistas del equipo islandés que tan buen desempeño tuvo en la última Eurocopa (http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/09/06/que-paso-con-los-jugadores-de-islandia-tras-la-historica-actuacion-en-la-eurocopa/).

La noticia seguramente es de interés para islandeses, conocidos, familiares y deudos de los jugadores, así como para seguidores profundos y fanáticos acérrimos de este deporte en todas las latitudes del planeta.

Para algunos de los lectores que no clasificamos en estas categorías, la noticia podría parecer frívola, pero lo frívolo, pariente íntimo de la curiosidad, y consecuentemente de las artes, es un hijo legítimo de la naturaleza humana. Ese hijo es de tal fuerza que ayudó incluso –aseguran expertos en marketing– a que la simpatía de Kennedy se impusiera a la adustez de Nixon, durante el primer debate de campaña presidencial estadounidense televisado. Continuar leyendo »

Sep 13

La Historia, La Memoria, el Alzheimer

Por Darel Avalus Zímertan (Zimertan@gmail.com)

La afirmación de que no podemos olvidar la historia me parece acertadísima… Atribuido de semejante espíritu asertivo en relación a la propia identidad, explicaba a unos jóvenes que el plan agrícola conocido como Cordón de La Habana consistió –básicamente, según recuerdo– en sustituir los frutales seculares y otros sembrados de los campos que rodean la zona metropolitana de la provincia, por pequeños arbustos de una especie de café conocida como “caturra”. Luego de tal proceder, Cuba se convertiría, al cabo de muy poco tiempo, en una potencia mundial (universal, diría probablemente Rodolfo García), de producción cafetalera muy rentable, dada la cercanía de los cultivos a la capital y la productividad y robustez de esa especie… Mis apuros comenzaron al tratar de recordar el nombre del Primer Secretario del Partido en La Habana en ese entonces… “Sé que su apellido era Betancourt, pero el nombre… Bueno, supongo que podemos encontrar el nombre en EcuRed… Pues no, no aparece… Tal vez si buscamos los primeros secretarios del partido por provincias… No, esos listados no existen… ¡Qué curioso!, tampoco hay listados de los ministros de las distintas esferas… ¡Ni siquiera aparece la penúltima secretaria de la UJC!… Sí, sí, era Liudmila –creo–, pero el apellido… Sí, sí, ya sé que provenía de Cienfuegos… ¡No, no seas abusador!… Es claro que Wikipedia en inglés tiene las listas de todos los reyes, presidentes y funcionarios importantes del Reino Desunido y USA, ¡pero, compadre! ¡Afloja! ¡No hay comparación de recursos!… La verdad es que EcuRed necesita un esfuerzo mayor de todos los capacitados, porque con el envejecimiento poblacional… Dentro de unos años no estoy seguro de que pueda hablarles de esos hechos, porque para acceder a un periódico de la época hay que tener una autorización muy, pero que muy bien firmada…”

Sep 07

No Cambios en Cuba – 1

Por Darel Avalus Zimertan (zimertan@gmail.com)

¿Qué no ha cambiado en Cuba en los últimos años?… Recalco que aquí, y en las partes que sucedan, expongo mi punto de vista; esto es, el de una persona para quien está destinada al fracaso cualquier estructura social en la que la jerarquización de sus miembros alcance todos los ámbitos de la realidad humana, por ser este un ordenamiento que se opone a tendencias ínsitas de la naturaleza humana. (El capitalismo es –a mi juicio– un excelente ejemplo de semejante ordenamiento absurdo). Por tanto, señalo aquello que –a mi pesar– no ha cambiado, pero omito lo que no debería cambiar… Otras personas tendrán las opiniones que en ellos genere la visión que tengan del futuro deseable para este país.

No es ocioso aclarar que no hago comparaciones con otras realidades: mucho de lo que señalaré a continuación es parte de la vida social de numerosos países, acaso de todos, pero ese es el maletín de los ciudadanos de esos países, por mucho que duela.

Empezamos.

  1. La discriminación en nuestra sociedad actual.

Este es un tema complejo. (De hecho, se habla de una discriminación positiva cuando institucionalmente se privilegian de varias maneras los miembros de grupos sociales distinguibles, con el fin de: a) potenciar las ventajas de esas personas, cual es el caso de artistas, científicos y deportistas; b) obtener una suerte de emparejamiento respecto a otros grupos sociales, como ocurre con las minusvalías y con las injusticias históricas. A ella se le reconoce utilidad bajo ciertas circunstancias).

Muchas personas e instituciones comprenden, rechazan y se preocupan por la persistencia cultural indeseada en nuestra sociedad de discriminación racial, etaria y sexual, pero ellas no son las únicas. Si bien la genealogía familiar (el llamado pedigrí) y el currículo histórico (si este exhibía evidente relación positiva con la dinámica social prevaleciente) han desempeñado un papel muy relevante (incluso determinante) durante la etapa posrevolucionaria, en detrimento de otros factores y perjuicio de personas, algunos tipos de discriminación que permanecieron más o menos invisibles por mucho tiempo encuentran ahora un caldo de cultivo propicio para su renacimiento.

Por ejemplo, parecería que en la actualidad el físico de los individuos es más decisivo que antaño en disímiles emprendimientos y actividades. Lo mismo ocurre con la formación académica, el lugar de residencia, el poder adquisitivo, la extracción social y la provincia de radicación y de procedencia. Continuar leyendo »

Ago 23

123

123 Prueba de no eliminación…

Jul 12

Cambios en Cuba – 3

CCCP CosmonautaPor Darel Avalus Zimertan (zimertan@gmail.com)

A mediado de los años ‘80 del siglo pasado compré una pequeña enciclopedia de cosmonáutica de la editorial soviética Mir. En sus páginas finales aparecían las fotos de todos los cosmonautas soviéticos y estadounidenses hasta esos años… Contar esas imágenes me sirvió para comprobar que el número de cosmonautas, como les llamaban en la URSS, era cerca de un tercio del número de astronautas, según la denominación aceptada por la NASA… Peor aún, solo a mediados de los años ‘90, gracias al filme Apollo XIII de Ron Howard protagonizado por Tom Hanks, me enteré que Neil Armstrong y Buzz Aldrin no fueron los únicos humanos que caminaron por la Luna en julio de 1969 (imposible silenciar esos nombres), sino que además lo habían hecho Pete Conrad y Alan Bean (noviembre 1969), Alan Shepard y Edgar Mitchell (febrero 1971), David Scott y James Irwin (julio 1971), John W. Young y Charles Duke (abril 1972), Eugene Cernan y Harrison Schmitt (diciembre 1972)…

Se equivocan quienes imputen mi ignorancia técnica de entonces a falta de interés en temas científicos: un indiferente no compra enciclopedias soviéticas de cosmonáutica.

No desconozco ni subestimo el fragor de la guerra ideológica ni las armas que emplea: solo pienso que silenciar noticias como esas no es el mejor camino, sino que entonces, como ahora, habría que impugnar con argumentos el “desarrollo” que los poderes globales han impuesto a la humanidad, por espinoso que resulte semejante esfuerzo desde el punto de vista cultural. Continuar leyendo »

Jun 07

Cambios en Cuba – 2

Darel Avalus Zímertan

Zimertan@gmail.com

Versión html

Si la ley de la causalidad, esa que coloca cada evento –incluyendo los actos humanos– en una cadena causa-consecuencia-causa (consecuencia-causa-consecuencia) no rigiera en este mundo de manera universal y absoluta (siempre y en todo lugar, sin excepciones), simplemente no podríamos hacer ciencias.

Y –piénsenlo ustedes mismos– si no fuéramos los humanos además inevitablemente sociales, entonces nuestros actos y palabras no solo serían inconsecuentes por falta de causalidad, sino que no afectarían a ninguna otra persona… Pero, ese no es el caso: estamos condenados a vivir en sociedad (el anacoretismo es ante todo una toma de posición militante frente a la sociedad), y nuestras conductas y aseveraciones siempre tienen consecuencias.

Por un simple razonamiento cartesiano basado en esas simples razones, tan cartesianas ellas mismas, soy de quienes piensan que ningún acto humano es “apolítico”, entendido este adjetivo como el suceso que carece de consecuencias para algunos o todos los miembros de la polis, algo imposible, como recién ha sido concluido. En otras palabras: en cualquier acción o afirmación humanas se puede señalar un sentido.

Es claro que el ámbito de las diligencias y aseveraciones humanas es prácticamente ilimitado: la pareja, el hogar, la escuela, el centro de trabajo, la sociedad, y que a todos los pasos se les puede adjudicar motivaciones y sentidos diferentes entre sí, pero lo curioso es que cada vez resulta más evidente que en estos momentos, en este mundo crecientemente globalizado, hay solo dos sentidos prevalecientes que pueden adjudicarse a las decisiones y previsiones que se hagan en el nivel de la sociedad. Uno de ellos es el que privilegia las decisiones económicas sobre cualesquiera otras motivaciones; el otro procura subordinar la economía a la política.

Continuar leyendo »

May 17

Cambios en Cuba – 1

Darel Avalus Zímertan

Zimertan@gmail.co

Quienes hemos vivido desde hace 60 años o más en este territorio que –de acuerdo a opiniones diversas– alberga varias Cubas (como ocurre en todos los países de este mundo, cabe agregar), y conservamos una mirada objetiva, aun si inevitablemente politizada, sobre los eventos que en él han tenido lugar en ese lapso de tiempo tan largo para la vida humana como breve para la historia, podemos asegurar que tal vez una de las principales características de la dinámica de esos acontecimientos, si no la más descollante, ha sido la intensidad de esa dinámica: en Cuba muchas personas tenemos la sensación de que nada es “para siempre”, aunque se trate de una “nada” recién nacida.

La esencia de esta sociedad exige ese movimiento perenne, porque –a diferencia de lo que ocurre en otras partes en que quienes detentan el poder no harán jamás nada motu proprio por modificar la arquitectura que los privilegia– en Cuba la sociedad es un <i>proyecto constructivo</i>, <i>la construcción</i> de una suerte de maestril social, nada de lo cual significa que los cambios aquí ocurran sin enconadísimas luchas.

Continuar leyendo »

Abr 20

“Quién se acuerda de mis muertos”

Por: Aries Cañellas Cabrera (ariesmcc@gmail.com)
Hoy es 20 de abril y me despierto temprano para sintonizar desde el inicio la Revista Buenos Días, con la esperanza de que antes de salir para el trabajo pueda escuchar un extenso reportaje –como se hace casi todos los 30 de julio- sobre la masacre de Humbolt 7. Este año cuando salí de casa a las 7:35 aún no se había hecho, espero que lo hayan puesto luego.
Hoy es 20 de abril y mientras escribo estas líneas a las 9:00 am la portada de Juventud Rebelde digital –diario de la juventud cubana- no muestra nada sobre el tema, seguramente lo hará después, espero. La misma situación en Cubadebate. En Granma sí aparece un artículo del periodista Pedro Antonio García.
Hoy es 20 de abril y como cada año mientras camino por mi universidad pregunto a los alumnos que se conmemora, pocos responden; pregunto entonces que se conmemora el 30 de julio, unos pocos más responden.

Continuar leyendo »

Abr 11

Proyectos, sentido de nación y congresos del Partido

7mo Congreso PCC

Por Darel Avalus Zímertan (zimertan@gmail.com)

Los conceptos de “nación”, “patria”, “pueblo”, “clases sociales”, “identidad nacional” y similares tienen historia. Ellos mismos –al fin y a la postre meras construcciones metodológicas afincadas en una porción de la realidad social, verdaderamente– tienen un nacimiento, un momento en que ciertas exigencias socio-cognitivas hicieron visible la conveniencia de su formulación. Por tanto su esencia coincide exactamente con la de esas entidades que en matemáticas se conocen como variables; es decir, las categorías aludidas se modifican constantemente. La única “identidad” que les cabe es la que –al momento de considerarlas– guardan respecto a sí, aun si algunos rasgos de la (llamada) herencia cultural parecen navegar de unas épocas a otras, manifestarse con mayor fuerza después de un aparente letargo, o por el contrario serenar su visibilidad tras momentos de gran lustre.

Humanos como somos todos los habitantes que en este mundo somos conscientes de sí y estamos en capacidad de avizorar el futuro, es absolutamente imposible, por otra parte, que alguno de esos atributos merezca en un grupo social la consideración de “exclusivo” o “eterno”.

Pero si algo tiene poder aglutinador, capacidad de convocatoria de voluntades individuales dispares, son los proyectos. La pujanza de la nación, la altura y brillantez con que se exprese, se originan en la robustez y atractivo aluvial de sus proyectos. Continuar leyendo »

Abr 07

Censura, vox populi, polémicas productivas y ciberchancleteo

Darel Avalus Zímertan

zimertan@gmail.com

Hace poco tiempo, un prominente intelectual europeo, condición fortuita que –por razones de colonialismo económico-cultural– otorga en sí misma preeminencia a su poseedor, mostraba preocupación –digo– al comprobar cómo el pensamiento banal se había enseñoreado de las redes de comunicación humana hasta inutilizarlas para las investigaciones serias: poco de lo que circula por ellas es de fiar.

A este fenómeno –fruto espurio de la aparente, pero esencialmente falsa, democratización de los recursos y la participación taimada en el anonimato–, que puede resultar tan molesto como evidente, aunque no necesariamente malsano, un pensador del patio dio con criollísima jocundidad el sabroso nombre de ciberchancleteo.

Básicamente el ciberchancleteo consiste en hacer afirmaciones sin cautela, sin mostrar respeto por la verdad histórica, sin sentir el prurito civilizador de probar lo dicho, sin vergüenza por el cotilleo, la difamación y la propagación de bulos insostenibles.

Continuar leyendo »

Entradas más antiguas «